24/7/17

No tiene precio

Atardecer 2017 by eldesastredemaria
No tiene precio.
No.
No tiene precio sentarse en el duelo pero reconfortante suelo de la terraza
Leyendo un buen libro de tu autor favorito
Mientras la brisa cálida del atardecer un día cualquiera te acaricia la cara.
El campanario de la iglesia a lo lejos con sus campanas deseosas de tañer.
Las farolas hambrientas de luz.
Los molinos moviendo veloces en sus aspas.
Las ventanas emanan esa luz que es propia del calor familiar.
Los tejados lúgubres que se tragan la oscuridad previas a la noche.
Los ruidos de los niños quienes ya han terminado sus obligaciones y se limitan a jugar en la calle.
Las cigarras cantando su canción.
Un perro ladrando con ganas de jugar.
Un coche corriendo furioso con la música a un volumen considerado demasiado elevado.

No copies. Todos los textos de mi blog están registrados en SafeCreative.

12/7/17

La extraña puerta que lleva hacia un extraño lugar

Aquella extraña puerta me llevó hacia un bosque. Un pequeño camino de velas, las cuales se me antojaron guardianes flanqueando mi paso, fue dirigiendo mis pies. El suelo estaba cubierto de tierra y hojas y al final de aquel túnel boscoso diferencié una luz de entre la frondosidad del mismo. Había llegado a un claro del bosque de lo más peculiar, cuyo exterior era oscuro y tenebroso. Sin embargo, aquel pequeño espacio estaba lleno de luz. Un árbol, cuyos troncos y ramas se entremezclaban unas con otras formando una espiral al cielo, estaba recubierto de pequeñas flores. También distinguí unas ruinas compuestas por arcos de piedra y un enorme pozo, cuya desgastada cuerda de hiletes sueltos, estaba a merced del viento. Sus ladrillos pedregosos se mostraban oscurecidos y desgastados por la erosión y el paso del tiempo. Completamente ennegrecidos y cubiertos de hiedras y enredaderas que parecían enroscarse como serpientes a su alrededor. Muchos árboles desnudos de hojas y sin vida, se mostraban como simples esqueletos de la primavera. Un pequeño riachuelo, desnivelado por culpa de una plataforma de pequeñas y aplanadas rocas, pasaba justo al lado de aquel majestuoso lugar. Lo que más me impactó fue que, en uno de los árboles, el único que se hallaba cubierto de hojas, en vez de frutos, colgaban de él lucecitas de colores. Aquel elemento parecía dar un aire bohemio y bastante acogedor al lugar. Lo convertía en un cuadro surrealista.

3/7/17

Como pollos

Estoy sudando como un pollo.

Los pollos no sudan.

Cuando los metes en el horno, sí.

No copies. Todos los textos de mi blog están registrados en SafeCreative.

28/6/17

Tortura

Escucharme a mí cantar es como hacer que te sangren los oídos hasta que te explote la cabeza.

No copies. Todos los textos de mi blog están registrados en SafeCreative.

12/6/17

La manzana de Adán y Eva

─ ¿Qué haces aquí?
─ Estaba buscándote, por supuesto.
─ ¿Qué quieres de mí, Jesús?
─ Traigo un picnic, ¿me acompañas? ─ y sacó una pequeña cesta de mimbre. De ella sacó una manzana ─. ¿Te apetece?
Miré la manzana con sospecha.
─ Sé lo que estás pensando: “De todos los árboles de paraíso puedes comer, pero del árbol de la ciencia del bien y el mal no comas, porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”.
¿Era cierto? ¿Era Jesús peligroso? ¿Estaba envenenada la manzana como en Blancanieves o era prohibida como en el Edén?

1/6/17

Toc toc

¡Toc, toc! ¿Quién es? Es la estupidez llamando a mi puerta. Y yo voy y le abro, aun sabiendo quién es. Y le digo: Anda, pasa y tómate un café conmigo.

No copies. Todos los textos de mi blog están registrados en SafeCreative.

11/5/17

Las plagas de Moisés

Ruidos de chicas corriendo, pisando en el suelo con fuerza, golpes en las paredes. Seguidamente, sin acallar todavía los primeros, nuevos gritos resonaron por todo el orfanato, convirtiéndose en un griterío. Conforme salí de la habitación, no pude reprimir un gemido apesadumbrado. El pasillo estaba repleto de ranas que invadían, al parecer, todo el orfanato. Las chicas corrían de un lado a otro,
desorientadas, no sabiendo dónde esconderse.

El estallido era tal que me apresuré a bajar a la planta inferior, donde parecía que se habían dirigido todas las chicas. Sin embargo, una voz me paró en seco, tan miserablemente familiar que sentí repulsión.

Jesús.

—Dime una hora.

—¿Dónde estás, maldito? ¡Sé que esto es cosa tuya! — grité, furiosa.

18/4/17

Quinto mandamiento: No matarás

─ Quinto mandamiento: No matarás.

─ ¡No he matado a nadie! ¡Así que por esa no me hagas pasar!

─ ¡Vamos! ¡Claro que has matado! ¡Cómo todo el mundo! Has matado mogollón de moscas y otros bichos. De pequeña te encantaba pisar a las pobres hormigas que iban en fila cargadas con su comida para proveer su querido hogar. Eso sin contar con cucarachas, avispas, abejas, moscas, escarabajos, mosquitos…

─ ¡Los mosquitos te pican y te chupan la sangre! ¡Y su mordedura escuece y puede ser muy molesta!

─ ¡Tonterías! Las personas matan animales para poder comer; sin embargo, los mosquitos no te matan para alimentarse. El ser humano es malvado y egoísta por naturaleza.

3/4/17

Filo sangriento


Mi estómago se encoje, pues en mi corazón hay una daga muy cortante y afilada, con sangre en su filo procedente de mi interior. Quiere rajarme y sacarlo a ÉL de mi corazón. Pero yo sé que eso es imposible, pues está bien anclado a él. Tan al fondo que apenas se lo podría ver, aunque su presencia para mí es bien notable. Ni destrozándome al completo le podrían sacar de dentro de mí. Porque él forma parte de cada célula de mi cuerpo, cada músculo, cada hueso, cada tira de mi piel pálida como la porcelana.



No copies. Todos los textos de mi blog están registrados en SafeCreative.

21/3/17

El vestido rojo



Recuerdo una noche en especial. Tu madre estaba hermosa, hermosa de verdad. Llevaba un vestido rojo. Era de raso y se le ceñía suavemente a su cuerpo. Era corto, no como para que fuera excesivo y extravagante, pero sí lo suficiente como para volverme loco. Aquella noche ansié tomarla entre mis brazos, pero era imposible. Ardía en deseos de besar aquellos labios carnosos coloreados a la par que el vestido. No parecía para nada una niña, sino una mujer hecha y derecha, sensual y sofisticada. Todo al mismo tiempo.

Si te apetece leer la historia completa, online o descargándotela en PDF, aquí puedes hacerlo de forma gratuita.

No copies. Todos los textos de mi blog están registrados en SafeCreative.

15/3/17

Cruce de destinos. Capítulo 16


Sara no cesaba en su empeño de buscarle un novio a Valentina. No obstante, Aarón resolvió que eso no podía suceder y no flojeó ni un ápice su decisión de sabotear cualquier intento. Las casas rurales habían sido la excusa perfecta para las tentativas de Sara. Sin embargo, Aarón no vaciló en estropear todas y cada una de ellas.

Cada vez que Sara hacía presentación de un nuevo galán a Valentina, Aarón terminaba hablando con dicho chico para hacerle cambiar de opinión con excusas tales como: que tenía un hermano con muy mala leche que reparte tortas como panes, que ya tenía un novio, que prefería las mujeres pero todavía no había salido del armario...

 No sé que ocurre, Valentina. No sé porqué luego no te llaman ni siguen manteniendo contigo una conversación. ¡Buscarte novio no debería ser difícil!  bramó indignada Sara.

1/3/17

Simplemente ella


La observó completamente absorto. Era simplemente preciosa. Una esbelta silueta con curvas se adivinaba bajo una camisa roja y negra a cuadros que ella llevaba remangada a causa del calor y unos pantalones (de pitillo) vaqueros con algunos rotos e hilos sueltos al más puro estilo grunge. La camiseta negra de tirantes que llevaba a complemento de la camisa a cuadros, dejaba notar sus turgentes pechos, así como su pálida piel. Los finísimos dedos de sus delicadas y diminutas manos sostenían un bolígrafo azul con el cual escribía sobre la libreta estampada de rayas y cuadros que siempre llevaba metida en su bolso. Sin embargo, tenía las uñas mordidas, una costumbre de la cual no lograba zafarse y de la que daba inconscientemente muestras de avergonzarse, tapándose las manos con las mangas de las blusas. Las curvas de las que ella se quejaba constantemente a él no podían parecerle más sensuales. Su pelo lacio y  oscuro le caía en cascada por la espalda y a ambos lados de su angelical rostro. Era, simplemente perfecta. Simplemente ella.

No copies. Todos los textos de mi blog están registrados en SafeCreative.

11/2/17

La misteriosa marca del demonio

Apenas había algún espejo en el convento, pero tenía la suerte de contar con uno pequeño de mano.
Aquel espejo era el que me miraba cada mañana. Sin embargo, no era suficiente. Necesitaba otro espejo. Quería afrontar aquello sola, sin ayuda. Ni de las hermanas, ni de mis amigas, ni siquiera de Sergio o Carolina. Planeé salir de la habitación cuando las hermanas se fueran a dormir. Fui a la otra punta del convento, al humilde baño que compartían el resto de chicas. Una vez que supe que todas estarían durmiendo salí de la cama y, linterna y espejo en mano, me dirigí a los baños. Encendí la luz y cerré la puerta. Había un gran espejo que colgaba de los descoloridos y mugrientos azulejos blancos. Con ayuda de ambos espejos, uno reflejando la imagen de mi espalda en el otro, acabaría descubriendo si existía dicha marca. ¿Estaba segura de querer conocer la verdad? Si era una farsa podía reírme del muchacho y pasar de él. Sin embargo, los miedos me arrasaron la cordura durante unos instantes: ¿y si descubría la marca del demonio? Aquel símbolo con forma de alas negras, como los de los ángeles caídos. Yo nunca había creído en aquellos demonios que debíamos estudiar en las clases. ¿Pero y si aquello era cierto? Mi mundo y todo cuanto conocía daría un vuelco monumental. Finalmente, me quité la camiseta del pijama, quedándome en sujetador, y me guié con ayuda de ambos espejos para descubrir la verdad.

6/2/17

Cruce de destinos. Capítulo 15


No podía creer que la historia se repitiese de nuevo. Que Elena, que parecía tan dulce e inocente, tan perfecta, tan buena candidata para ser la chica con la que pasar el resto de su existencia, le hubiese hecho víctima de esa manera. Se sentía tan traicionado, tan dolido...

¿Y si estaba condenado a eso? Como si se tratase de una maldición. Todas las mujeres le habían engañado. Sin excepción. Tal vez la lección de todos aquellos desengaños era que debía tener una relación normal con una mujer a pesar de las infidelidades. ¿Podría hacer eso? ¿Perdonar a Elena a pesar de sus actos? Él jamás haría una cosa así. Ni se le había pasado por la cabeza. Pero tal vez estaba condenado a que todas las mujeres que estaban con él lo traicionasen...y que él tuviese que aceptarlo. O no...

Casi sin darse cuenta salió de su habitación y se dirigió a la de Elena. Tocó la puerta con los nudillos y ella abrió enseguida, claramente esperanzada de que fuera él. Abrió los ojos como platos cuando le vio. 

 ¿Tú me quieres de verdad? Bueno, quiero decir...nos conocemos desde hace poco tiempo pero...¿tú realmente estás interesada en mí?   preguntó receloso.

17/1/17

Una promesa

Se hallaba de un estado de nerviosismo absoluto. Sólo deseaba que ese maldito momento pasase cuanto antes. Se creía una egoísta. Y, en cierto modo, lo era. Debería haberse guardado el dolor para sí misma. Sin embargo, hacía daño a los demás. Como si se tratara de una enfermedad. ¿Por qué siempre dañaba a las personas amadas? Debería dejar que fuese libre, con ella no encontraría la felicidad. Creía que la tenía, cree que en una falsa felicidad que anhelaba sentir. Sabía que él estaba enamorado de la idea del "Vivir felices y comer perdices". Ella sólo le causaba dolor. Prometió no volver a hacerle daño. Y que Dios decidiera por ella cuál es su castigo si lo hacía de nuevo. Eso decía él.

No copies. Todos los textos de mi blog están registrados en SafeCreative.

8/1/17

Cruce de destinos. Capítulo 14


Sergio notó distante y fría a Elena los últimos días. Cuchicheaba con Sara continuamente. La notaba distraída cuando le hablaba. No dejaba de mirarle a los ojos, pero nunca le escuchaba. Era como si nada de lo que dijera le importase. La espiaba por las noches, la veía salir de su habitación y perderse en la noche. La impotencia y la vergüenza lo persuadían de ver el final de su destino. Pero empezó a sospechar de ella. ¿Y si ocurría exactamente lo mismo que la última vez? ¿Y si le estaba engañando?

— Dime qué te pasa. 

— Nada. 

— Elena, no soy idiota. Dime qué te pasa.

4/1/17

Un sueño que se me escapa

Un sueño que ansío desde hace tiempo
Lo tengo delante de mis narices
Lo puedo tocar con la punta de mis dedos
Sin embargo, ahí se quedará
No podré llegar a él
Me sentiré, por tanto, frustrada
Se me escapa
Lo siento tan cerca de mí
Y no lo voy a conseguir

Tal vez si hiciera un esfuerzo
Tal vez si no lo viera
Desde la perspectiva de que es imposible.

Dejo de sentirlo
Dejo de tocarlo
Se me ha escapado
¿Podré conformarme?
¿Podrá desaparecer esa sensación de vacío en mi pecho?
¿Podré olvidarme de ese sueño
Que se me ha escapado de entre los dedos?

Modelo y cantante: Raquel González Córcoles.
Pincha aquí para ver su cover "So payaso".